Los posos del café protegen a las neuronas
El proceso que utiliza este equipo de la Universidad de Texas para extraer CACQD de posos de café usados se considera química verde. Foto: Freepik

Un equipo interdisciplinar de la Universidad de Texas en El Paso (EE UU) ha encontrado en los posos del café la peculiaridad de proteger a las neuronas del daño causado por varias enfermedades neurodegenerativas, si la afección la provocan factores como la obesidad, la edad y la exposición a pesticidas y otros productos químicos tóxicos para el medio ambiente.

La española Sofia Delgado, ahora en la Universidad de Yale, forma parte de este equipo que firma el trabajo publicado en Environmental Research y en el que se analiza si los CACQD (Carbon Quantum Dots), a base de ácido cafeico, pueden intervenir en la aparición y progreso del fenotipo de la enfermedad de Parkinson asociado a pesticidas.

En el estudio se explica que el ácido cafeico es un ácido fenólico que se encuentra en alimentos como las manzanas, el vino tinto y los granos de café; tiene actividad antioxidante y es inmunomodulador y antiinflamatorio.

Además -añaden- su presencia en el líquido cefalorraquídeo (LCR) sugiere que puede cruzar la barrera hematoencefálica. En este estudio, emplearon ácido cafeico como fuente de carbono para generar y probar CQD contra Parkinson inducido por xenotóxicos ambientales.

Es bien sabido que las enfermedades neurodegenerativas se caracterizan principalmente por la pérdida de neuronas. Inhiben la capacidad de una persona para realizar funciones básicas, como el movimiento y el habla, y otras más complicadas, como las funciones de la vejiga y los intestinos, o las capacidades cognitivas.

Los trastornos causados por el estilo de vida o factores ambientales, en sus primeras etapas, comparten varios rasgos que incluyen niveles elevados de radicales libres (moléculas dañinas que contribuyen a la aparición de otras enfermedades como cáncer) en el cerebro, y la agregación de fragmentos de proteínas formadoras de amiloide que pueden dar lugar a placas o fibrillas en el cerebro.

Posos del café, económico y sostenible

Los investigadores descubrieron que los CACQD eran neuroprotectores en experimentos de probeta, líneas celulares y otros modelos de la enfermedad de Parkinson, cuando el trastorno lo causaba el pesticida paraquat.

Observaron que los CACQD podían eliminar los radicales libres o evitar que causaran daños e inhibían la agregación de fragmentos de proteína amiloides, sin causar ningún efecto secundario significativo.

Este equipo plantea la hipótesis de que en humanos, en la etapa muy temprana de una enfermedad como el Alzheimer o el Parkinson, un tratamiento basado en CACQD puede ser eficaz para prevenir la enfermedad en su totalidad.

“Es fundamental abordar estos trastornos antes de que alcancen la fase clínica. En ese momento, probablemente ya sea demasiado tarde. Cualquier tratamiento actual que pueda abordar los síntomas avanzados de la enfermedad neurodegenerativa simplemente está fuera del alcance de la mayoría de las personas. Nuestro objetivo es encontrar una solución que pueda prevenir la mayoría de los casos de estas afecciones a un costo que sea manejable para la mayor cantidad de pacientes”, asegura el profesor Mahesh Narayan, supervisor del estudio.

El proceso que utiliza este equipo de la Universidad de Texas para extraer CACQD de posos de café usados se considera química verde, lo que significa que es respetuoso con el medio ambiente. En laboratorio, los científicos calientan muestras de café molido a 200 grados, durante cuatro horas, para reorientar la estructura de carbono del ácido cafeico y formar CACQD. “La gran abundancia de posos de café es lo que hace que el proceso sea económico y sostenible”, destaca el profesor Narayan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here