¿El autismo podría ser un trastorno autoinmune?
Células T inmunes. Foto: Nishimura et al., Cell Stem Cell

Un trabajo publicado en Annals of Neurology explica la presencia de características celulares consistentes con una respuesta autoinmune dirigida a células cerebrales especializadas en más de dos tercios de cerebros con autismo analizados postmortem.

Solo en Estados Unidos, los trastornos del espectro autista afectan a uno de cada 59 niños a los ocho años. Sin características biológicas cuantitativas conocidas, los diagnósticos de esta enfermedad se basan actualmente en evaluaciones expertas de síntomas conductuales, que incluyen habilidades sociales y de comunicación deterioradas, comportamientos repetitivos e intereses restringidos.

Estas características celulares, no observadas previamente en el autismo, brindan una nueva visión crítica de sus orígenes y podrían allanar el camino para mejorar el diagnóstico y el tratamiento de las personas con este trastorno.

Con cautela pero con contundencia, el doctor Matthew P. Anderson, del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC), reconoce que “si bien se necesita más investigación, determinar la neuropatología del autismo es un primer paso importante para comprender tanto sus causas como su posible tratamiento”.

“Los investigadores –añade el director del trabajo- suelen apuntar tratamientos potenciales a patologías específicas en enfermedades cerebrales, como los enredos y las placas que caracterizan la enfermedad de Alzheimer y los cuerpos de Lewy vistos en el Parkinson. Sin embargo, hasta ahora no hemos tenido un objetivo prometedor como ese en el autismo”.

Acumulación de células inmunes en el cerebro

El profesor Anderson estaba examinando cerebros donados a Autism BrainNet, un banco de tejidos sin fines de lucro, cuando notó la presencia de brazaletes de linfocitos perivasculares, una acumulación de células inmunes que rodean los vasos sanguíneos en el cerebro.

También observó misteriosas burbujas, que los científicos llaman ampollas, y que se disponen alrededor de estos vasos sanguíneos esposados. Anderson y su equipo encontraron posteriormente que estas ampollas contenían restos de un subconjunto de células cerebrales; esto es, de astrocitos.

No vinculado previamente al autismo, el manguito linfocitario perivascular es un indicador bien conocido de inflamación crónica en el cerebro. Los brazaletes de linfocitos en el cerebro son signos reveladores de infecciones virales o trastornos autoinmunes. Pero lo que observó este científico no coincidía con ninguna infección o trastorno autoinmune del cerebro previamente documentado.

Presencia de células T asesinas

Para averiguar si los brazaletes de linfocitos perivasculares en esta muestra estaban relacionados con el trastorno del espectro autista, los investigadores compararon 25 cerebros de donantes diagnosticados con ese trastorno con 30 cerebros de donantes cerebrales neurotípicos.

Estos casos de control neurotípico se seleccionaron para aproximar el rango de edad y los historiales médicos del grupo de autismo. Presente en más de dos tercios de los cerebros autistas, el manguito linfocitario perivascular superó significativamente el de los casos de control.

En una segunda fase de experimentos, el equipo del profesor Anderson determinó que los brazaletes perivasculares estaban formados por células T asesinas, un subconjunto de células inmunes responsables de atacar y matar células dañadas, infectadas o cancerosas, o células normales en enfermedades autoinmunes.

Sin evidencia aparente de virus que se sabe que infectan el cerebro, para la presencia de estas células inmunes que atacan los tejidos en todo el cerebro autista hay dos posibles escenarios, en opinión del profesor Anderson: o las células T están reaccionando normalmente frente a un patógeno como un virus, o lo hacen de manera anormal contra el tejido normal.

El autismo podría ser un trastorno autoinmune

El profesor Anderson reconoce que, si bien con este trabajo “no hemos demostrado la causalidad, es una pista en apoyo de la idea de que el autismo podría ser un trastorno autoinmune, tal como se cree que es la esclerosis múltiple“.

El equipo del BIDMC ya está trabajando en el desarrollo de un modelo animal genéticamente modificado con esta neuropatología de manguito de linfocitos T. Así podrá estudiar su mecanismo, la causa y el efecto.

Entre sus objetivos también está buscar biomarcadores, una firma de diagnóstico medible en la orina, la sangre u otros tejidos de los pacientes, que puedan usarse para identificar estas características celulares recientemente documentadas en pacientes vivos. A su vez, estos biomarcadores podrían algún día ayudar a los médicos en el diagnóstico y la atención a largo plazo de las personas con autismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here