Vinculan ciertas pérdidas de visión con bacterias intestinales
Los investigadores encontraron bacterias intestinales dentro de las áreas dañadas del ojo con pérdida de visión causada por una mutación génica determinada, conocida por causar enfermedades oculares que conducen a la ceguera. Foto: wirestock/Freepik

En el University College de Londres, un equipo interdisciplinar ha demostrado, en un estudio experimental, que la pérdida de visión causada por algunas enfermedades oculares hereditarias puede tener su causa en bacterias intestinales. La acción de estos agentes patógenos se puede combatir con fármacos antimicrobianos.

La descripción detallada de esta investigación, en la que también han participado científicos del Centro Oftálmico Zhongshan, de la Universidad Sun Yat-sen, en China, se publica en Cell.

El coautor principal de este trabajo, el profesor Richard Lee, hace hincapié en que ha encontrado un vínculo inesperado entre el intestino y el ojo, “que podría ser la causa de la ceguera en algunos pacientes”.

Los investigadores encontraron bacterias intestinales dentro de las áreas dañadas del ojo con pérdida de visión causada por una mutación génica determinada, conocida por causar enfermedades oculares que conducen a la ceguera.

Es bien sabido que, en el intestino, conviven billones de bacterias, muchas de las cuales son clave para una digestión saludable. Sin embargo, algunas también pueden ser potencialmente dañinas.

El equipo investigaba el impacto del gen homólogo 1 de Crumbs (CBR1), conocido porque se expresa en la retina y es crucial para construir la barrera hematorretina para regular lo que entra y sale del ojo.

El gen CRB1 se asocia con enfermedades oculares hereditarias, más comúnmente formas de amaurosis congénita de Leber (LCA) y retinitis pigmentosa (RP) y, según estadísticas, es la causa del 10 % de los casos de LCA y del 7 % de RP en todo el mundo.

Utilizando modelos de ratón, descubrieron que el gen CRB1 es clave para controlar la integridad del tracto gastrointestinal inferior, la primera observación de este tipo. Allí, combate los patógenos y las bacterias dañinas, regulando lo que pasa entre el contenido del intestino y el resto del organismo.

Pérdida de visión

Asimismo desveló que cuando el gen tiene una mutación particular, lo que disminuye su efecto, estas barreras tanto en la retina como en el intestino pueden romperse, permitiendo que las bacterias intestinales se muevan a través del cuerpo y hacia el ojo, lo que lleva a a lesiones en la retina que causan pérdida de visión.

Fundamentalmente, el tratamiento de estas bacterias con antimicrobianos, como antibióticos, pudo prevenir la pérdida de visión en los murinos, aunque no reconstruyó las barreras celulares afectadas en el ojo.

Los hallazgos de este estudio sugieren que el simple uso de antimicrobianos podría ayudar a prevenir el deterioro de las enfermedades oculares hereditarias asociadas al mencionado gen CRB1.

Para el profesor Lee, “nuestros hallazgos podrían tener enormes implicaciones para transformar el tratamiento de las enfermedades oculares asociadas a CRB1. Esperamos continuar esta investigación en estudios clínicos para confirmar si este mecanismo es realmente la causa de la ceguera y si los tratamientos dirigidos a las bacterias podrían prevenirla”.

«Además -dice también-, como hemos revelado un mecanismo completamente nuevo que vincula la degeneración de la retina con el intestino, nuestros hallazgos pueden tener implicaciones para un espectro más amplio de afecciones oculares, que esperamos continuar explorando con más estudios”.

Una pincelada sobre el microbioma

El microbioma es el conjunto de todos los microbios, como bacterias, hongos, virus y sus genes que viven naturalmente en nuestro cuerpo. Contribuyen, en gran medida, a la salud y el bienestar humanos. Como explican desde los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, nos protegen contra patógenos, ayudan a desarrollar nuestro sistema inmunológico y permiten digerir los alimentos para producir energía.

Debido a que el microbioma es una interfaz clave entre el cuerpo y el medio ambiente, estos microbios pueden afectar la salud de muchas maneras e incluso a la forma en que respondemos a ciertas sustancias ambientales.

Algunos microbios alteran las sustancias ambientales de manera que las hacen más tóxicas, mientras que otros actúan como amortiguadores y hacen que sean menos dañinas.

Diversos estudios ofrecen enormes conocimientos sobre los vínculos entre el microbioma, la exposición ambiental y la salud humana. Sin embargo, quedan grandes preguntas por resolver, entre ellas, ¿cuáles son las asociaciones entre las respuestas biológicas a las exposiciones y el microbioma?, ¿qué información sobre el microbioma se debe recopilar para comprender cómo responde a las exposiciones ambientales?, ¿de qué manera afecta el microbioma a la exposición a sustancias químicas tóxicas? y ¿son suficientes las herramientas actuales para manipular el microbioma para prevenir enfermedades?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here