Ácidos biliares, la ‘piedra Rosetta’ molecular
Los ácidos biliares son un componente clave del lenguaje del microbioma intestinal, según los investigadores. Imagen: vecstock/Freepik

Investigadores de la Universidad de California en San Diego (EE UU) y de otros países han descubierto miles de ácidos biliares. Se trata de una clase de molécula que utiliza el microbioma intestinal para comunicarse con el resto del organismo.

Como explica el profesor Pieter Dorresterin, primer autor del estudio que difunde Cell Reports, “los ácidos biliares son un componente clave del lenguaje del microbioma intestinal y encontrar tantos tipos nuevos amplía radicalmente nuestro vocabulario para comprender qué hacen nuestros microbios intestinales y cómo lo hacen”.

Ácidos biliares, la ‘piedra Rosetta’ molecular
Los ácidos biliares y los esteroides relacionados desempeñan funciones fundamentales en la biología de los animales y humanos. Imagen: UC San Diego

Para entender el alcance de este avance biomédico, hay que recordar que los ácidos biliares desempeñan funciones fundamentales en la biología de los animales, incluida la humana. Entre ellas, destaca la regulación del sistema inmune a través de la diferenciación de células T.

También están involucrados en el transporte de nutrientes, la función de los orgánulos, como en las mitocondrias, y la señalización a través de una amplia gama de receptores acoplados a proteína G, receptores nucleares y canales iónicos donde están activos en concentraciones de micrómetros a picómetros, como recuerdan estos investigadores.

Y todo esto sin olvidar que desempeñan papeles clave en diversas enfermedades, incluidas infecciones por norovirus, enfermedad inflamatoria intestinal (EII), cánceres gástricos, enfermedad de Alzheimer y diabetes, entre otras.

En esta compleja área de la bioquímica, diversos grupos de científicos trabajan actualmente con ácidos biliares en ensayos clínicos para el tratamiento de la esclerosis múltiple, enfermedad inflamatoria intestinal, carcinomas, diabetes tipo 2, enfermedad por reflujo gastroesofágico, sepsis en niños desnutridos, trastornos peroxisomales, asma y hepatitis alcohólica.

Ácidos biliares y sistema inmune

En este contexto, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de Estados Unidos, aprobó recientemente el uso de ácido tauroursodesoxicólico para prolongar la vida de pacientes con esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Los ácidos biliares se originan en el hígado, se almacenan en la vesícula biliar y finalmente se liberan en el intestino, donde se despliegan para ayudar en la digestión después del consumo de un alimento.

Los microbios de nuestro intestino metabolizan los ácidos biliares, transformándolos en una amplia gama de moléculas diferentes (ácidos biliares secundarios), que tienden a ser más fáciles de absorber para el cuerpo. Hasta ahora, los científicos han subestimado la rica diversidad y la variedad de funciones de estos ácidos.

Como recuerda Ipsita Mohanty, miembro del equipo, “cuando comencé a trabajar en el laboratorio, había unos cientos de ácidos biliares conocidos. Ahora, hemos descubierto miles más y también estamos trabajando para ver cómo hacen mucho más que sólo ayudar con la digestión”.

En efecto, los ácidos biliares son importantes moléculas de señalización que ayudan a regular el sistema inmunológico y cumplen funciones metabólicas importantes, como controlar el metabolismo de los lípidos y la glucosa. Estas moléculas también ayudan a explicar cómo los microbios del intestino pueden influir en los sistemas de órganos distantes.

“En otras áreas de la biología como la genómica, compartir datos es común, pero hasta ahora no ha habido una infraestructura para que los investigadores de la metabolómica microbiana compartan datos”, reconoce el profesor Dorrestein.

En definitiva y como apostilla el profesor, “estamos reescribiendo el libro de texto del metabolismo humano. Hace unos años, habría dicho que estábamos a décadas de resolver este rompecabezas pero, ahora, podría suceder dentro de cinco años. Es realmente un cambio notable en nuestras capacidades y creemos que revolucionará la forma en que abordamos la enfermedad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here