Encuentran evidencia que relaciona consumo de zumo de frutas y sobrepeso en niños
La concentración de hidratos de carbono en el zumo de frutas (incluyendo azúcar añadido) varía de 11 a 16 gramos por cada 100 mililitros, afirman los expertos. Foto: Freepik

Desde la Universidad canadiense de Toronto alertan de que el consumo de zumo de frutas se traduce en un aumento de peso en los niños, así como en una ingesta excesiva de calorías. Un equipo de investigadores hizo una revisión sistemática y metaanálisis de 42 estudios (17 con un total de 45.851 niños y 25 con 268.095 adultos).

En este trabajo que aparece en Jama Pediatrics, se concluye que “basándonos en la evidencia disponible de estudios de cohortes prospectivos, en esta revisión sistemática y metaanálisis, una ración al día de zumo 100 % de frutas se asoció con un aumento del Indice de Masa Corporal (IMC) entre los niños. Los hallazgos en adultos encontraron una asociación significativa entre los estudios no ajustados por energía total, lo que sugiere una posible mediación por calorías. Son deseables pruebas adicionales”.

En este sentido, especialistas de QuironSalud hacen hincapié en que “su alto contenido de azúcar contribuye a un mayor consumo de calorías y aumento del riesgo de caries. A mayor consumo de calorías, mayor riesgo de sobrepeso y obesidad. La concentración de hidratos de carbono (incluyendo azúcar añadido) varía de 11 a 16 gramos por cada 100 mililitros”.

Por todo esto, puntualizan que “beber zumo no equivale a comer fruta: La fruta es nutricionalmente mejor (fibra, minerales, vitaminas) y más saciante. No es necesario introducir zumos antes de los 12 meses de edad y se debe limitar su consumo después (consumo ocasional). Siempre mejor fruta entera. Y siempre hidratar con agua”.

Sigue la controversia científica

Y la controversia científica sigue estando en vigor, ya que las investigaciones sobre los efectos del consumo de zumo 100% de frutas en el peso corporal muestran resultados discordantes.

En la mayoría de los estudios no se encontró un impacto negativo; pero otros sí que mostraron una correlación entre el consumo de zumo de frutas 100% y el incremento del peso en niños con sobrepeso y riesgo de sobrepeso en menores de cinco años.

Desde los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta (EE UU), afirman que, en comparación con niños con un peso saludable, los menores con obesidad tienen un mayor riesgo de sufrir asma, apnea del sueño, problemas de huesos y articulaciones, diabetes tipo 2 y factores de riesgo de enfermedades cardíacas como la presión arterial alta.

Los niños con obesidad -añaden- tienen más probabilidades de tener obesidad como adultos, aunque esto ya lo decía en España, en los años treinta del siglo pasado, el profesor Carlos Jiménez Díaz.

En la década de los setenta del siglo XX se produjeron en España varias controversias científicas y también comerciales con diversos alimentos. Desde sectores económicos determinados demonizaron al aceite de oliva y, mientras, se recomendaba el consumo de aceite de soja. Curiosamente, Estados Unidos tenía un excedente de este último que sobrepasaba cualquier cifra imaginable.

Consumo diario de zumo de frutas

También la mantequilla fue objeto de fuertes críticas frente a la margarina. Incluso una marca de agua mineral sufrió ataques que hicieron mella en las ventas y todo esto sin olvidar que, hasta hace relativamente poco tiempo, algunos clínicos recomendaban limitar la ingesta de huevos de gallina a la semana, por aquello de que subía el colesterol.

Dicho todo esto y teniendo presente en todo momento que no existe una verdad absoluta, los hallazgos de este estudio, cuya investigadora principal es la doctora Vasanti Malik, experta en nutrición, editora asociada de BMC Obesity y de Frontiers in Public Health, “respaldan la orientación para limitar el consumo de zumo de frutas para prevenir la ingesta excesiva de calorías y el aumento de peso”.

Así y como se dice en el capítulo de conclusiones de este trabajo, “los resultados de esta revisión sistemática integral y metaanálisis proporcionan evidencia de que el consumo de zumo de fruta 100 % se asoció con un pequeño aumento del IMC en los niños. Nuestro metaanálisis de estudios de cohortes prospectivos en adultos proporciona evidencia de que su consumo diario se asoció con el aumento de peso corporal, que probablemente esté mediado en parte por la energía; sin embargo, esta asociación no fue respaldada ni refutada por nuestro metaanálisis de ensayos clínicos aleatorios (ECA). Se necesitan ECA de alta calidad tanto en niños como en adultos que exploren el efecto del consumo de zumo sobre el peso corporal en diferentes niveles de ingesta y diferentes tipos de zumo. Nuestros hallazgos respaldan las directrices de salud pública para limitar su consumo para prevenir el sobrepeso y la obesidad”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here