Protonterapia, menos efectos secundarios que la radioterapia en cáncer
Un nuevo estudio dirigido por Brian Baumann, MD, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, encontró que la terapia de protones (parte inferior) se asocia con menos efectos secundarios graves que la radioterapia convencional de rayos X (parte superior) para muchos pacientes con cáncer. Los protones son partículas relativamente pesadas, cargadas positivamente que golpean su objetivo, un tumor pulmonar en este ejemplo, y se detienen. Los rayos de rayos X consisten en fotones, partículas mucho más pequeñas que pueden viajar por todo el cuerpo y su tejido sano, incluido el corazón en este ejemplo, al salir. Foto: Brian Baumann / Mike Worful

Un nuevo estudio realizado en la Universidad estadounidense de Pennsylvania concluye que la terapia con protones (protonterapia), además de cumplir con su objetivo de acabar con las células cancerosas sin dañar el tejido sano circundante, se traduce en una reducción de dos tercios de las hospitalizaciones no planificadas de pacientes con cáncer.

Esta conclusión proviene de un análisis ampliado de la revisión más grande de este tipo, llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Perelman. El objetivo era evaluar si los pacientes sometidos a radioterapia al mismo tiempo que la quimioterapia experimentaron eventos adversos graves en un plazo de 90 días.

Los investigadores encontraron que la protonterapia en enfermos de cáncer reduce el riesgo relativo de estos efectos secundarios en dos tercios, según las conclusiones de este trabajo publicado en JAMA Oncology.

“La terapia de protones ofrece una forma de reducir los efectos secundarios graves de la quimioradiación y mejorar la salud y el bienestar del paciente sin sacrificar la efectividad de la terapia”, apunta el doctor Brian Baumann, autor principal del estudio y profesor de Oncología Radioterápica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis.

Efectos secundarios con radioterapia y protonterapia

La protonterapia tiene algunas diferencias clave con respecto a la radiación de fotones tradicional. La radiación de fotones generalmente usa múltiples rayos de rayos X para administrar radiación al objetivo del tumor, pero inevitablemente deposita radiación en los tejidos normales más allá del objetivo, dañando potencialmente esos tejidos a medida que el haz sale del cuerpo.

terapia de protones
Un estudio encuentra que los protones conducen a una reducción de dos tercios en las hospitalizaciones no planificadas. Foto: Penn Medicine

Para este estudio, los investigadores evaluaron los efectos secundarios que incluyen dolor o dificultad para tragar, dificultad para respirar, náuseas o diarrea, entre otros. Se centraron en los efectos de grado tres o superiores, definidos como efectos secundarios lo suficientemente graves como para que los pacientes sean hospitalizados.

Así, evaluaron datos de un total de 1.483 pacientes con cáncer que recibieron radiación y quimioterapia al mismo tiempo. De estos, 391 recibieron terapia de protones, mientras que 1.092 se sometieron a tratamiento con fotones. Todos los pacientes tenían cáncer no metastásico y estaban en tratamiento.

En el estudio también incluyeron a enfermos con cáncer cerebral, de cabeza y cuello, pulmón, gastrointestinal y ginecológico tratados con quimio-radiación concurrente.

El resultado primario fue si los pacientes experimentaron o no efectos secundarios adversos de grado tres o más dentro de los 90 días de tratamiento. En el grupo de protones, solo el 11,5% de los pacientes (45) lo hicieron, en comparación con el 27,6% de los pacientes (301) en el grupo de fotones.

Menor toxicidad severa con protonterapia en cáncer

Un análisis ponderado de ambos grupos de pacientes, que controlaba otros factores, encontró que el riesgo relativo de una toxicidad severa era dos tercios más bajo para los pacientes que recibieron protones en comparación con los pacientes de fotones.

“Sabemos por nuestra experiencia clínica que la protonterapia puede tener este beneficio, pero no esperábamos que el efecto fuera tan considerable”, reconoce el doctor James Metz, presidente de Radiation Oncology, líder del Centro de Terapia de Protones de Roberts en Penn, y miembro de este equipo.

Es importante destacar que la supervivencia general y la supervivencia libre de enfermedad fueron similares entre los dos grupos, lo que sugiere que la reducción de la toxicidad observada con la terapia de protones no tuvo el costo de una efectividad reducida.

En opinión del doctor Baumann, “la terapia de protones puede permitir que los pacientes mayores reciban los tratamientos combinados más efectivos, y que los pacientes de mayor edad y enfermos pueden ser incluidos de manera más segura en ensayos clínicos que usan protonterapia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here