La baja estatura influye en la diabetes
Según los autores del estudio, el crecimiento antes de la pubertad, que se relaciona más fuertemente con la longitud de la pierna, tendrá un impacto más favorable en el riesgo de diabetes posterior que el crecimiento durante la pubertad. Foto: rawpixel.com / Freepik

Por cada 10 centímetros de diferencia de estatura hay un 41% menos de riesgo en hombres y un 33% menos en mujeres de padecer diabetes tipo 2. Estas son las conclusiones de un trabajo del Instituto Alemán de Nutrición Humana Potsdam-Rehbruecke publicado en Diabetologia, órgano oficial de la Sociedad Europea para el estudio de la Diabetes.

Para el doctor Clemens Wittenbecher y el profesor Matthias Schulze, autores de este estudio, el aumento del riesgo en personas con menos estatura puede deberse a un mayor contenido de grasa hepática y a un perfil menos favorable de factores de riesgo cardiometabólico.

En estudios anteriores se relacionaba la baja estatura con un mayor riesgo de diabetes, lo que sugirió a estos científicos que la altura podría usarse para predecir el riesgo de la afección. Asimismo, hay trabajos en los que se dice que la sensibilidad a la insulina y la función de las células beta son mejores en personas más altas.

La baja estatura está relacionada con un mayor riesgo cardiovascular que, en parte, podría estar influido por factores de riesgo cardiometabólico relevantes para la diabetes tipo 2, por ejemplo, presión arterial, grasas en la sangre e inflamación.

Más de 27.500 voluntarios

En este nuevo estudio los investigadores utilizaron datos obtenidos en la Investigación Prospectiva Europea sobre Cáncer y Nutrición (EPIC), en el que participaron un total de 27.548 voluntarios de la población general de Potsdam, entre 1994 y 1998. De esa cifra, 16.644 eran mujeres de entre 35 y 65 años y 10.904 hombres de entre 40 y 65 años.

Los científicos recopilaron una gran variedad de datos físicos que incluían peso corporal, altura total del cuerpo y altura de la sesión (con la longitud de la pierna calculada como la diferencia entre los dos), circunferencia de la cintura y presión arterial.

Para este estudio, se seleccionó aleatoriamente una subcohorte de 2.500 participantes (aproximadamente el 10% del total).

Fueron excluidos aquellos que ya eran diabéticos o perdieron el seguimiento. Así, quedaron 2.307 para el análisis. Además, se incluyeron 797 participantes de la cohorte completa que desarrollaron diabetes tipo 2. De estos, se llevó a cabo una investigación de posibles factores mediadores para 2.662 participantes (incluidos 2.029 miembros de la subcohorte y 698 casos de diabetes).

La altura también beneficia a las personas obesas, pero menos

Al finalizar el trabajo, los investigadores alemanes encontraron que el riesgo de diabetes tipo 2 en el futuro era menor en un 41% para los hombres y 33% para las mujeres por cada 10 centímetros de altura. Y todo ello teniendo en cuenta edad, posibles factores de confusión del estilo de vida, educación y circunferencia de la cintura.

La asociación entre la estatura y el riesgo de diabetes parecía ser más fuerte entre las personas de peso normal, con un riesgo 86% menor por cada 10 cm de altura en los hombres y 67% menor por cada 10 cm en las mujeres.

En individuos con sobrepeso/obesidad, cada altura de 10 cm mayor se asoció con un riesgo de diabetes 36% menor para los hombres y 30% menor para las mujeres. En este punto, los autores del estudio matizan que “esto puede indicar que un mayor riesgo de diabetes con una circunferencia de cintura más grande contrarresta los efectos beneficiosos relacionados con la altura, independientemente de si la circunferencia de cintura más grande se debe al crecimiento o al consumo de demasiadas calorías”.

A mayor estatura de piernas, menor riesgo de diabetes

También observaron en los hombres que una mayor altura al estar sentados, por la longitud de las piernas, estaba relacionada con un mayor riesgo, mientras que entre las mujeres, tanto la longitud de la pierna como la altura cuando estaban sentadas se traducía en un menor riesgo.

Los autores sugieren que, entre los niños, el crecimiento antes de la pubertad, que se relaciona más fuertemente con la longitud de la pierna, tendrá un impacto más favorable en el riesgo de diabetes posterior que el crecimiento durante la pubertad (suponiendo que los huesos troncales sean los últimos en dejar de crecer). Para las niñas, ambos períodos de crecimiento parecen ser importantes.

Otros biomarcadores también afectaron los resultados: en los hombres, el ajuste de la hemoglobina glucosilada (una medida del azúcar en sangre) y las grasas en la sangre redujeron la diferencia de riesgo en aproximadamente un 10%. Por el contrario, entre las mujeres, el ajuste por adiponectina (hormona involucrada en el control del azúcar en la sangre) (-30%) y la proteína C reactiva (un marcador de inflamación) (-13%) disminuyó las asociaciones de altura con diabetes, además de reducciones observadas por la hemoglobina glucosilada y las grasas en la sangre.

Wittenbecher y Schulze coinciden en destacar que estos hallazgos sugieren que las personas de baja estatura tienen niveles más altos de factor de riesgo cardiometabólico y, por tanto, un mayor riesgo de diabetes en comparación con las personas altas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here