La prevalencia de Esclerosis Múltiple aumenta entre afroamericanos
La prevalencia de EM es más alta entre estadounidenses de raza negra de lo que se pensaba. Los investigadores señalan la necesidad de un acceso más equitativo a los tratamientos y la prevención. Foto: Freepik

Los estados de Dakota del Norte y del Sur, así como Nueva Inglaterra y el noroeste del Pacífico de Estados Unidos, registran las tasas más altas de prevalencia de Esclerosis Múltiple (EM) entre afroamericanos.

En un estudio observacional que difunde ahora JAMA Neurology, los autores encontraron que, en el año 2010, la prevalencia general de Esclerosis Múltiple (EM) fue más alta entre las personas blancas no hispanas, seguidas por afroamericanos no hispanos, los miembros de otras razas y grupos étnicos no hispanos y los hispanos.

Las diferencias en la prevalencia de la EM entre los grupos raciales y étnicos variaron según la región del censo de EE UU y se observó una fuerte asociación entre la latitud geográfica y la prevalencia.

La prevalencia estimada de esta enfermedad en 2010 por cada 100.000 adultos estadounidenses acumulada durante 10 años fue de 161,2 para hispanos independientemente de la raza; 298,4 para personas de raza negra; 374,8 para individuos blancos, y 197,7 para personas de otros grupos raciales y étnicos no hispanos. Durante el mismo período de tiempo, la proporción de mujeres a hombres fue de 2, 9.

En otras palabras: la EM ocurre en aproximadamente cuatro de cada 1000 personas blancas; aproximadamente tres de cada 1000 personas de raza negra; cerca de dos de cada 1000 personas de otras razas, incluidos asiáticos, nativos americanos, nativos de Alaska y personas multirraciales y, aproximadamente, 1,5 de cada 1000 personas de raza hispana/origen latino.

El equipo de investigadores de la Universidad de Maryland, autores del estudio, recuerda que la esclerosis múltiple se ha considerado tradicionalmente una condición que afecta predominantemente a personas blancas de ascendencia europea.

Afroamericanos y Esclerosis Múltiple

Como explica el profesor Mitchell Wallin, coordinador de este trabajo, este hallazgo “ayuda a confirmar el profundo impacto que han tenido las desigualdades en la atención médica y la falta de representación en la investigación clínica, en términos de generar conceptos erróneos sobre la prevalencia de esta enfermedad en poblaciones históricamente desatendidas y subrepresentadas”.

De los resultados del estudio, destaca que se identificaron un total de 744.781 personas mayores de 18 años con EM: 564.426 casos (76 %) en mujeres y 180.355 (24 %) en hombres. El grupo de edad mediana fue de 45 a 54 años, que incluía 229.216 personas (31 %), con 101.271 de 18 a 24 años (14 %), 158.997 de 35 a 44 años (21 %), 186.758 de 55 a 64 años (25%) y 68.539 personas (9%) de 65 años o más.

Es bien sabido por los neurocientíficos que la esclerosis múltiple hace que el sistema inmunológico ataque el sistema nervioso central, específicamente la capa protectora de mielina que aísla las fibras nerviosas. Los síntomas incluyen entumecimiento, hormigueo, cambios de humor, problemas de memoria, dolor, fatiga y, en casos graves, ceguera o parálisis.

En 2019, el profesor Wallin dirigió un equipo de investigadores interdisciplinares que, tras un estudio, descubrieron que la prevalencia de la esclerosis múltiple en los EE UU era de casi un millón de personas; el doble que las estimaciones anteriores.

En el estudio actual, se evaluaron tres años de reclamaciones de seguros de salud no identificados de 96 millones de adultos, para situar a los que viven con esclerosis múltiple.

De esta forma, estimaron con más detalle cuántas personas de 18 años o más viven con esta enfermedad neurológica debilitante en varios estados y su prevalencia entre personas de diferentes razas o etnias que viven en determinadas regiones.

Vitamina D y virus de Epstein-Bhar

El estudio encontró pruebas sólidas de una mayor prevalencia de EM en las regiones del norte de los EE UU en comparación con las regiones del sur. “Aunque no sabemos con certeza por qué sucede esto, puede tener algo que ver con la propagación de virus en climas más fríos donde las personas permanecen en el interior con más o menos niveles de vitamina D debido a una menor exposición al Sol”, sostiene el profesor Wallin.

Llegados a este punto, cabe recordar que, a lo largo de los años, se han producido numerosos estudios de observación en los que han relacionado niveles bajos de vitamina D con un mayor riesgo de EM y con una enfermedad más progresiva.

Otra investigación publicada en Science sobre el virus de Epstein-Bhar, concluyó que la infección común aumenta en gran medida el riesgo de desarrollar esclerosis múltiple.

Este trabajo es complementario de un nuevo estudio publicado ahora, en el que se demuestra que los anticuerpos producidos por el organismo contra ese virus atacan una proteína vital en el cerebro y la médula espinal.

Por último, subrayar que hay una amplia variedad de terapias modificadoras de la enfermedad que pueden reducir la morbilidad de la EM y resultar más efectivas cuando se inician temprano.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here