Estilos de vida en la infancia predicen enfermedad cardíaca de adulto
Un estudio muestra relación evidente entre los factores de riesgo cardiovascular estándar en los niños y la probabilidad de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular más adelante en la vida. Foto: jcomp / Freepik

El profesor Terence Dwyer, de la Universidad inglesa de Oxford, subrayó que “si bien investigaciones anteriores encontraron conexiones entre el tabaquismo y el índice de masa corporal (IMC) con la enfermedad cardíaca en la infancia y en la edad adulta, no hubo datos sobre la presión arterial o el colesterol sérico. Además, no fue posible evaluar las contribuciones del IMC y el tabaquismo teniendo en cuenta el colesterol y la presión arterial”.

El estudio presentado en el último Congreso Europeo de Cardiología, celebrado en París, utilizó datos del Consorcio Internacional de Cohorte Cardiovascular Infantil (i3C). Los datos se agruparon sobre el colesterol sérico, la presión arterial, el IMC y el tabaquismo de siete cohortes de niños en EE UU, Australia y Finlandia.

A partir de 1971, se recopiló información sobre aproximadamente 40.000 niños y jóvenes de 3 a 19 años que fueron seguidos durante 50 años por eventos cardiovasculares que condujeron a hospitalización (ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, enfermedad arterial periférica) o muerte por todas las causas.

Las razones de riesgo para eventos cardiovasculares se calcularon para cada factor de riesgo por separado y para todos los factores de riesgo simultáneamente. El último análisis estimó la importancia de cada factor de riesgo cuando se tienen en cuenta todos los demás.

Factores de riesgo en la infancia que conducen a enfermedad cardíaca

Para los eventos cardiovasculares que llevaron a la hospitalización, las asociaciones de factores de riesgo fueron:

  • IMC: aumento de entre el 10% y el 20% más de riesgo de un evento.
  • Presión arterial sistólica: aumento de entre el 10% y el 40% más de riesgo de un evento.
  • Colesterol sérico: incremento de entre el 10% y el 16% más de riesgo de un evento.
  • Tabaquismo en adolescentes: 77% más de riesgo de un evento.

En el análisis simultáneo de los factores de riesgo, se redujeron las asociaciones con el riesgo futuro, lo que sugiere una contribución compartida al riesgo por parte de cada uno, aunque la asociación de fumadores se mantuvo relativamente sin cambios. Las asociaciones para la muerte fueron muy similares a las encontradas para eventos cardiovasculares.

En este sentido, el profesor Dwyer explicó que “el estudio muestra una relación muy fuerte entre los factores de riesgo cardiovascular estándar en los niños y la probabilidad de un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular más adelante en la vida”.

Una proporción significativa de ese riesgo parece establecerse en la infancia y tiene un efecto perjudicial independientemente de los niveles de factores de riesgo para adultos. “Los programas para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares deberían poner más énfasis en promover estilos de vida saludables en los niños“, advierte el profesor de Oxford.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here