Identifican un compuesto en la leche materna que combate las bacterias dañinas
La leche materna humana tiene una cantidad superior a 200 veces de 'monolaurato de glicerol' (GML) que la que se encuentra en la leche de vaca. La fórmula infantil no tiene ninguno. Foto: Photoduet / Freepik

La leche materna humana tiene una cantidad superior a 200 veces de monolaurato de glicerol (GML) que la que se encuentra en la leche de vaca. La fórmula infantil no tiene ninguno.

Y parece que GML es económico de fabricar. Así que la investigación futura determinará si GML podría ser un aditivo beneficioso para la producida por la vaca y la fórmula infantil.

“Nuestros hallazgos demuestran que los altos niveles de GML son exclusivos de la leche materna humana e inhiben fuertemente el crecimiento de bacterias patógenas“, detalla el profesor Donald Leung, del National Jewish Health y autor principal de este estudio publicado en Scientific Reports.

Es más. Como explica el profesor Patrick Schlievert, experto en microbiología e inmunología en la Universidad de Iowa y participante en este estudio, “mientras que los antibióticos pueden combatir las infecciones bacterianas, en los lactantes acaban con las bacterias beneficiosas, junto con los patógenos”.

En opinión del microbiólogo, GML es mucho más selectivo, combate solo las bacterias patógenas y permite que las beneficiosas prosperen. Por lo tanto, “es muy prometedor como un posible aditivo para la leche de vaca y la fórmula infantil que podría promover la salud de los bebés en todo el mundo”, continúa.

Bacterias beneficiosas con la leche materna

Después de determinar que la leche materna humana contiene niveles mucho más altos de GML que la leche de vaca, los investigadores demostraron que este alimento inhibe el crecimiento de las bacterias patógenas como Staphylococcus aureus, Bacillus subtilis y Clostridium perfringens, frente a la nulidad de la leche de vaca y las fórmulas infantiles.

Por el contrario, la leche materna humana no inhibió el crecimiento de la bacteria beneficiosa Enterococcus faecilis.

Los bebés alimentados con la leche de sus madres tienen altos niveles de bifidobacterias, lactobacilos y especies bacterianas de enterococos beneficiosas.

Los investigadores también demostraron que GML inhibe la inflamación en las células epiteliales que recubren el intestino y otras superficies mucosas. La inflamación puede dañar las células epiteliales y contribuir a la susceptibilidad a las infecciones bacterianas y virales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here