Cien mil mujeres avalan el riesgo de cáncer de hígado por consumir bebidas azucaradas
Es el primer estudio que informa una asociación entre la ingesta de bebidas azucaradas y la mortalidad por enfermedad hepática crónica en mujeres. Foto: nakaridore/Freepik

Un equipo multidisciplinar de científicos y clínicos de Estados Unidos alertan, en un estudio con más de 100.000 mujeres consumidoras diarias de bebidas azucaradas, de que tenían un mayor riesgo de desarrollar cáncer de hígado y enfermedad hepática crónica. Aproximadamente, el 65% de los adultos en EE UU beben estos refrescos cada día.

Investigadores del Brigham and Women’s Hospital han dirigido uno de los primeros estudios para analizar la asociación entre la ingesta de bebidas azucaradas, bebidas endulzadas artificialmente y la incidencia de mortalidad por cáncer de hígado y enfermedad hepática crónica.

Los resultados del trabajo observacional que aparece en JAMA inciden en que se allana el camino para conseguir una estrategia de salud pública para reducir el riesgo de enfermedad hepática.

Recuerdan que la enfermedad hepática crónica es una causa importante de morbilidad en todo el mundo y puede provocar cáncer de hígado y mortalidad. “Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que informa una asociación entre la ingesta de bebidas azucaradas y la mortalidad por enfermedad hepática crónica”, destaca el doctor Longgang Zhao, de la División de Medicina de Red de Brigham’s Channing y primer autor del estudio.

Este trabajo observacional incluyó a unas 100.000 mujeres posmenopáusicas del estudio prospectivo de gran tamaño Women’s Health Initiative. Las participantes informaron después de tres años sobre su consumo habitual de refrescos, bebidas de frutas (sin incluir el zumo de frutas) y el consumo de bebidas endulzadas artificialmente.

Se las siguió durante una media superior a 20 años. Los investigadores analizaron la incidencia de cáncer de hígado autoinformado y la muerte debido a una enfermedad hepática crónica, como fibrosis, cirrosis o hepatitis crónica, que se verificaron más a fondo mediante registros médicos o en el Índice Nacional de Muerte.

Bebidas azucaradas y cáncer de hígado

En los análisis finales figuran un total de 98.786 mujeres. El 6,8 % de las que consumían una o más bebidas azucaradas al día tenían un riesgo 85 % mayor de cáncer de hígado y un riesgo 68 % mayor de mortalidad por enfermedad hepática crónica, en comparación con las que bebían menos de tres bebidas azucaradas al mes.

Los autores señalan que son necesarios más estudios para validar esta asociación de riesgo y más investigación para dilucidar los posibles mecanismos mediante la integración de estudios genéticos, preclínicos y experimentales y datos ómicos.

La alerta de este estudio nos lleva a recordar la postura de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en este tema. En octubre de 2016, este organismo de Naciones Unidas hizo público el informe Fiscal policies for Diet and Prevention of Noncommunicable Diseases (NCDs).

La principal conclusión es que las políticas fiscales que conducen a un aumento de, al menos, el 20% del precio de venta al público de las bebidas azucaradas podrían redundar en una reducción proporcional del consumo de estos productos.

A esto añaden que el menor consumo de bebidas azucaradas implica una reducción de la ingesta de azúcares libres y de la ingesta calórica total, una mejor nutrición y una disminución en el número de personas que presentan sobrepeso, obesidad, diabetes y caries dental.

Los azúcares libres son los monosacáridos (como la glucosa y la fructosa) y los disacáridos (como la sacarosa o azúcar de mesa) que añaden a los alimentos y las bebidas los fabricantes, cocineros y consumidores, así como a los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los zumos (jugos) de frutas y los zumos a base de concentrado.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here