Asocian Covid prolongado con disfunción sexual en mujeres
En este estudio, las mujeres con Covid prolongado tenían puntuaciones de excitación, lubricación, orgasmo y dolor notablemente peores. Foto: Dragana_Gordic/Freepik

La infección por SARS-CoV-2, que produce Covid-19, durante largo tiempo y que ya ha sido definido como Covid prolongado, tiene un nuevo efecto negativo entre mujeres cisgénero: la aparición de disfunción sexual. Así lo han demostrado investigadores y clínicos de la Universidad de Boston (EE UU).

En Journal of Sexual Medicine se difunde un estudio en el que han participado más de 2.000 mujeres cisgénero. Los autores encontraron que la enfermedad producida por el nuevo coronavirus puede afectar la función sexual, y que el Covid prolongado tiene un efecto especialmente perjudicial.

La profesora Amelia M. Stanton, primera autora de este trabajo, destaca que “si estás enfermo con Covid, probablemente tengas menos interés en el sexo y, tal vez, tu cuerpo no esté en condiciones para mantener relaciones sexuales. Pero lo que podría sorprender a algunos es que los síntomas prolongados de Covid realmente pueden tener un impacto fisiológico y psicológico en el bienestar sexual de las mujeres”.

Aunque trabajos anteriores analizaron el efecto de la pandemia en la vida sexual de las personas, particularmente en los hombres, la profesora Stanton asegura que este es el primer estudio que analiza las consecuencias prolongadas de la Covid en la salud sexual de las mujeres. Experta en salud sexual y mental, ayudó a dirigir el estudio con investigadores del Middlebury College, el Hospital McLean y la Universidad de Vermont.

Para determinar el impacto de Covid en las relaciones sexuales, este equipo realizó una encuesta. Aproximadamente la mitad de las mujeres que participaron reconocieron que nunca habían tenido Covid, frente al resto que dijo que sí dieron positivo.

Mujeres con Covid prolongado

Los investigadores interrogaron a las voluntarias utilizando el Índice de Función Sexual Femenina (FSFI), una herramienta establecida que mide factores como la excitación y la satisfacción con preguntas como: “Durante las últimas cuatro semanas, ¿con qué frecuencia sintió deseo sexual?”. En los resultados sólo se incluyeron mujeres que habían tenido relaciones sexuales durante el mes anterior.

Entre las que pasaron el Covid, los niveles de deseo, excitación, lubricación y satisfacción fueron más bajos que entre las que no. Las puntuaciones de orgasmo y dolor no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos.

Pero mientras que las mujeres en el grupo de Covid todavía estaban clasificadas dentro del rango funcional del índice, las participantes con Covid prolongado tenían “una puntuación promedio de escala completa del FSFI en el rango disfuncional”, según los investigadores.

Descubrieron también que las mujeres con Covid prolongado (con síntomas cognitivos y físicos que persisten durante semanas, a veces meses, después de una infección inicial) tenían puntuaciones de excitación, lubricación, orgasmo y dolor notablemente peores.

En este trabajo, la profesora Stanton hace hincapié en que los resultados sugieren que la infección por el nuevo coronavirus “puede estar asociada con un deterioro de los aspectos cognitivos y fisiológicos de la función sexual”.

La vacunación no causa infertilidad

Así como el cuerpo y la mente pueden tardar algún tiempo en volver a funcionar a pleno rendimiento cuando se trata de trabajo, estudio y ejercicio, lo mismo puede aplicarse al sexo. También especula que los cambios sociales más amplios causados por la pandemia pueden ser un factor, ya que menos eventos sociales y niños quedándose en casa reducen más las oportunidades de actividades sexuales compartidas o en solitario.

Si bien una infección por SARS-CoV-2 podría afectar la salud sexual de las mujeres, investigaciones anteriores de la Universidad de Boston descubrieron que la vacunación no causa infertilidad, tampoco reduce las posibilidades de embarazo ni tiene un impacto significativo en la menstruación.

“La vacunación en cualquiera de las parejas no se relaciona con la fertilidad entre las que intentan concebir a través del coito”, reconoció a The Brink en 2022 la profesora Wessenlink. Sin embargo, en esa investigación encontraron que los hombres que dieron positivo en la prueba de Covid en los últimos 60 días tenían una fertilidad reducida.

Finalmente, esta investigadora enfatiza que “podemos repetirle a la gente que hay esperanza y que hay estrategias: sus síntomas son significativos y relevantes, y es importante hablar de ellos”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here