Disfunción eréctil: definen las células que ajustan el flujo sanguíneo
Imagen transversal del pene de un ratón. Las células en rojo son los fibroblastos investigados en este estudio, mientras que las de color verde denotan células del músculo liso vascular y las de color cian (acua) doncélulas endoteliales. El azul se utiliza para representar los núcleos de todas las células de este órgano. Foto: Eduardo L. Guimaraes

Un equipo del Instituto Karolinska (Suecia) ha identificado, en un estudio con murinos, que los fibroblastos tienen un papel primordial en la disfunción eréctil. Con este hallazgo de investigación básica se allana el camino para lograr nuevos tratamientos terapéuticos en humanos.

Desde el Instituto Nacional del Cáncer de EE UU, recuerdan que los fibroblastos son células del tejido conjuntivo que elaboran y segregan proteínas de colágeno.

El órgano oficial de la Asociación Americana para el Avance de las Ciencias (Science) acoge el estudio dirigido por Eduardo Linck Guimaraes y en cuyo equipo de científicos ha participado la investigadora española María García-Collado, quién leía su tesis doctoral precisamente el mismo día de la publicación de este trabajo.

En esta tesis, la ya doctora defiende que, durante el desarrollo, se deben orquestar con precisión numerosos procesos para construir una vasculatura funcional, esencial para sustentar la vida.

Destaca que “la telangiectasia hemorrágica hereditaria es una enfermedad caracterizada por el desarrollo de malformaciones arteriovenosas y la causa, en más del 80 % de los casos, las mutaciones en la endoglina (ENG) o ALK1”.

Hasta ahora, los estudios han demostrado la relevancia de la endoglina en la angiogénesis durante el desarrollo embrionario y posnatal. Sin embargo, sus funciones durante la edad adulta y en el contexto de la regresión vascular aún no se habían explorado tanto.

“Además -añade-, los métodos tradicionales para estudiar la vasculatura en general, y la angiogénesis en particular, normalmente implican la sección de tejidos o montajes retinianos completos, lo que no permite analizar completamente la vasculatura en relación con su entorno. Por lo tanto, optimizamos un protocolo de limpieza para utilizar microscopía de fluorescencia de lámina de luz (LSFM) y estudiar la vasculatura de ojos de ratón intactos”.

Cuerpos cavernosos

Por otra parte, es bien sabido que la erección del pene se controla en parte por los cuerpos cavernosos (CC), tejido vascular eréctil que puede llenarse de sangre y agrandarse tras la vasodilatación.

La liberación simpática del vasoconstrictor norepinefrina suprime el flujo sanguíneo del pene a un nivel basal. Tras la excitación sexual, se liberan óxido nítrico (NO *) y acetilcolina, lo que contrarresta este efecto y produce vasodilatación dentro de los cuerpos cavernosos.

En el citado estudio del Instituto Karolinska, sus autores subrayan que “aunque el establecimiento y mantenimiento de la erección del pene se media por el equilibrio entre estos vasodilatadores y el vasoconstrictor noradrenalina, la regulación de este sistema no se comprende completamente”.

Así, Eduardo Linck Guimaraes y su equipo analizaron el papel que desempeñan los fibroblastos en la fisiología de la erección. Utilizando secuenciación de ácido ribonucleico (ARN) unicelular, limpieza de tejido óptico y activación optogenética, en un modelo de ratón transgénico, identificaron dos grandes poblaciones de células de fibroblastos perivasculares no descritas previamente “en todo el cuerpo cavernoso que expresan la familia 1 de transportadores de solutos del transportador de norepinefrina, miembro 3 (SLC1A3)”.

Estos fibroblastos del pene median la vasodilatación del cuerpo cavernoso al reducir la disponibilidad de noradrenalina. Además, en este trabajo se demuestra que “la cantidad de fibroblastos en el cuerpo cavernoso puede ajustar la regulación del flujo sanguíneo; el aumento de la frecuencia de las erecciones estimula la proliferación de fibroblastos CC al regular negativamente la señalización de Notch, lo que da como resultado una mayor cantidad de fibroblastos, un flujo sanguíneo basal elevado del pene y una sensibilidad reducida a la norepinefrina. Por tanto, la señalización de Notch en los fibroblastos CC tiene un papel de coordinación dinámica en el proceso eréctil”.

Causas de la disfunción eréctil

En un artículo adicional, Ji-Kan Ryu, de la Universidad Inha, y Gou Young Koh, director del Center for Vascular Research, ambos en Corea del Sur, aseguran que este trabajo revela un nuevo paradigma terapéutico de creación de condiciones que aumentan la absorción de norepinefrina o disminuyen la señalización de Notch en los fibroblastos perivasculares del pene, “lo que tiene el potencial de trasladarse al tratamiento de la disfunción eréctil en pacientes que no responden a las terapias actuales”.

Según Mayo Clinic, la excitación sexual masculina es un proceso complejo que involucra al cerebro, las hormonas, las emociones, los nervios, los músculos y los vasos sanguíneos. La disfunción eréctil puede ser el resultado de un problema con alguno de ellos. Del mismo modo, el estrés y las inquietudes relacionadas con la salud mental pueden provocar disfunción eréctil o empeorarla.

A veces, se debe a una combinación de cuestiones físicas y psicológicas (depresión, ansiedad u otras afecciones de salud mental; estrés y problemas de pareja). Por ejemplo, una enfermedad física leve que hace que la respuesta sexual sea más lenta puede generar ansiedad con respecto a mantener una erección. Esta ansiedad puede provocar o empeorar la disfunción eréctil.

En muchos casos, se debe a factores físicos. Estas son las causas más comunes: enfermedades cardíacas; vasos sanguíneos obstruidos (ateroesclerosis); colesterol alto; tensión arterial alta; diabetes; obesidad; síndrome metabólico (aumento de la presión arterial, niveles altos de insulina, grasa corporal alrededor de la cintura y niveles altos de colesterol); enfermedad de Parkinson; esclerosis múltiple; determinados medicamentos de receta; tabaquismo; enfermedad de Peyronie; abuso de alcohol y de otras sustancias; trastornos del sueño; tratamientos contra el cáncer de próstata o agrandamiento de esta glándula; cirugías o lesiones que afectan la zona pélvica o la médula espinal y bajos niveles de la hormona testosterona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here