Si evita la sal en la mesa, disminuirá su tensión
Evitar una cucharadita de sal al día da como resultado una disminución de la presión arterial sistólica comparable al efecto logrado con medicamentos, aseguran en el estudio. Foto: valeria_aksakova/Freepik

Hace muchas décadas que a la hipertensión se la denominó por clínicos y científicos la epidemia silenciosa, como ahora a la osteoporosis y a una porción más de enfermedades: Y también, desde hace años, se apuesta por evitar la sal en las comidas. Ahora, en Estados Unidos, han demostrado que si se evita, disminuye casi de inmediato la tensión arterial.

Los autores del trabajo que difunde JAMA, presentado en las reuniones de la American Heart Association (AHA), en Filadelfia, aseguran que es el primero en demostrar que aquellos que ya toman medicamentos para la tensión pueden reducir aún más sus cifras tensionales si siguen esa pauta. Incluso llegan a sostener que evitar una cucharadita de sal al día da como resultado una disminución de la presión arterial sistólica comparable al efecto logrado con medicamentos.

La hipertensión arterial es la principal causa de morbilidad y mortalidad. De ahí la importancia de tener controladas las cifras tensionales y más entre aquellas personas que superen un evento cerebrovascular, por ejemplo.

En este nuevo estudio del equipo multidisciplinar integrado por investigadores y clínicos de las universidades Northwestern Medicine, Vanderbilt y Alabama en Birmingham, los 213 voluntarios de mediana edad y mayores redujeron su consumo de sal en, aproximadamente, una cuchara pequeña al día en comparación con su dieta habitual.

El resultado fue una disminución de la presión arterial sistólica de aproximadamente 6 milímetros de mercurio (mm Hg), “que se puede comparar al efecto que produce un medicamento de primera línea comúnmente utilizado para la presión arterial alta”, según el profesor Deepak Gupta, de la Universidad de Vanderbilt y co-investigador principal.

Límite ideal, 1,5 mg diarios de sal

Por su parte, la profesora Norrina Allen, de la Universidad Northwestern, explica que descubrieron que, entre el 70 % y el 75 % de todas las personas, independientemente de si ya toman medicamentos para la presión arterial o no, “es probable que vean una reducción en su presión arterial si reducen el sodio en su dieta”.

La AHA recomienda no superar la cifra de 2,3 miligramos al día de sodio y hace hincapié en que el límite ideal es 1,5 miligramos, especialmente en aquellos con hipertensión.

Como explica este trabajo, los científicos asignaron al azar a individuos de entre 50 y 70 años de Birmingham, Alabama y Chicago una dieta alta en sodio (2,200 mg por día, además de su dieta habitual) o una dieta baja en sodio (500 mg por día) durante una semana, después de lo cual pasaron a la dieta opuesta durante igual periodo de tiempo.

Entre los 213 participantes, la presión arterial sistólica se redujo significativamente entre 7 y 8 mm Hg cuando consumieron la dieta baja en sodio, en comparación con la dieta alta en sodio, y en 6 mm Hg en comparación con su dieta habitual.

En general, el 72% de los voluntarios experimentaron una reducción de su presión arterial sistólica con la dieta baja en sodio, en comparación con la habitual.

El efecto reductor de la presión arterial de la reducción del sodio en la dieta se logró de forma rápida y segura en una semana. “El hecho de que la presión arterial disminuyera tan significativamente en sólo una semana y fuera bien tolerada es importante y enfatiza el impacto potencial en la salud pública de la reducción del sodio en la dieta de la población”, destaca la profesora Cora Lewis, de la Universidad de Alabama en Birmingham.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here