El cáncer de piel es mayor en hombres homosexuales y bisexuales
Según un estudio, las tasas de cáncer de piel fueron más altas entre los hombres homosexuales y bisexuales en comparación con los heterosexuales, pero más bajas en las mujeres bisexuales que en las heterosexuales. Foto: Freepik

En el estudio más grande sobre las tasas de cáncer de piel entre homosexuales y bisexuales, un grupo de investigadores estadounidenses del Hospital Brigham and Women’s encuentran importantes diferencias en su prevalencia.

En esta investigación, publicada en Jama Dermatology, las tasas de cáncer de piel fueron más altas entre los hombres homosexuales y bisexuales en comparación con los heterosexuales, pero más bajas en las mujeres bisexuales que en las heterosexuales.

Estos hallazgos, que fueron posibles gracias al Módulo de Orientación Sexual e Identidad de Género (SOGI), integrado en un sistema nacional de encuestas, tienen implicaciones para la educación del paciente y las iniciativas de alcance comunitario enfocadas en reducir el riesgo de cáncer de piel.

El doctor Arash Mostaghimi, coordinador del estudio y director del Servicio de Dermatología de ese centro sanitario, opina que es muy importante “que preguntemos acerca de la orientación sexual y la identidad de género en las encuestas nacionales de salud. Si nunca hiciéramos la pregunta, nunca sabríamos que existen estas diferencias. Esta información ayuda a tomar decisiones sobre cómo asignar recursos de salud y cómo capacitar a proveedores y líderes. Históricamente, este tipo de variación de salud estaba oculto, pero ahora reconocemos que es clínicamente significativo”.

Las tasas de cáncer de piel superan el 8% entre hombres homosexuales y bisexuales

El doctor Mostaghimi y su equipo aprovecharon los datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo del Comportamiento (BRFSS), utilizando los de los cuestionarios anuales de 2014 a 2018. Los Centros para el Control de Enfermedades de Atlanta (CDC) usan los BRFSS para recopilar información sobre los factores de riesgo y los comportamientos entre adultos.

Anualmente, se entrevista desde el BRFSS por teléfono a unos 450.000 adultos. A partir de 2014, este sistema de vigilancia comenzó a utilizar el módulo SOGI para incluir preguntas sobre orientación sexual e identidad de género. Este módulo se implantó en 37 estados de EE UU.

Los científicos pudieron comparar las tasas de cáncer de piel entre hombres heterosexuales y hombres homosexuales o bisexuales. De igual forma, compararon las de mujeres heterosexuales con las de mujeres homosexuales o bisexuales.

Las tasas de cáncer de piel fueron de 8,1% entre hombres homosexuales y de 8,4% entre los bisexuales. Estadísticamente, las cifras son más altas que el porcentaje del 6,7% entre los hombres heterosexuales.

Menos cáncer entre mujeres bisexuales

En el caso de las mujeres, las tasas de cáncer de piel fueron del 5,9% entre las mujeres homosexuales y del 6,6% entre las heterosexuales, lo que no fue una diferencia estadísticamente significativa. Sin embargo, la tasa de 4,7% entre las mujeres bisexuales fue significativamente menor que la de las mujeres heterosexuales.

Los autores señalan que los datos se basan en diagnósticos de cáncer de piel autoinformados, que no han sido confirmados por un médico.

La encuesta BRFSS no recopiló información sobre los factores de riesgo de cáncer de piel, como la exposición a los rayos ultravioleta, el tipo de piel Fitzpatrick (una medida del color de la piel y la susceptibilidad a las quemaduras solares), y la carga viral del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), que causa el sida, entre otros.

Sin embargo, estudios más pequeños han encontrado un mayor uso de camas de bronceado en interiores entre hombres de minorías sexuales, un factor de riesgo conocido para padecer cáncer de piel.

Continuidad en el estudio

Recientemente, los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta estudiaron la posibilidad de detener la implementación del módulo SOGI para futuras encuestas BRFSS, una medida que el doctor Mostaghimi considera que obstaculizaría los esfuerzos para apoyar a esos colectivos.

“Es la primera vez que hemos podido ver a nivel nacional los datos sobre las tasas de cáncer de piel entre las minorías sexuales. Eliminar SOGI impediría estudiar mejor a esta población vulnerable con el tiempo, para ver cómo los porcentajes pueden cambiar de un año a otro”, puntualiza el doctor Mostaghimi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here