Detectan con IA un tipo más agresivo de cáncer de próstata
Micrografía de carcinoma de próstata que invade la vesícula seminal (cáncer de próstata avanzado). Copyright © 2014 Michael Bonert / CC BY-SA 3.0

Investigadores y clínicos de las universidades de Oxford, Manchester y East Anglia (Gran Bretaña) han desvelado, con Inteligencia Artificial (IA), que el cáncer de próstata incluye dos subtipos distintos, uno de ellos más agresivo.

Este avance, que difunde hoy Cell Genomics, financiado por Cancer Research UK, posiblemente afecte al diagnóstico y tratamiento de este tumor, que perjudica a uno de cada ocho varones.

Para el doctor Dan Woodcock, del Departamento de Ciencias Quirúrgicas de Nuffield, en la Universidad de Oxford, “nuestra investigación demuestra que los tumores de próstata evolucionan a lo largo de múltiples vías, lo que conduce a dos tipos distintos de enfermedades. Esta comprensión es fundamental, ya que nos permite clasificar los tumores en función de cómo evoluciona el cáncer y no únicamente de mutaciones genéticas individuales o patrones de expresión”.

Los investigadores trabajaron conjuntamente dentro del consorcio internacional The Pan Prostate Cancer Group, creado por científicos del Instituto de Investigación del Cáncer (ICR) y la Universidad de East Anglia, para analizar datos genéticos de miles de muestras de cáncer de próstata en nueve países.

Fundamentalmente, la colaboración del equipo con Cancer Research UK tiene como objetivo desarrollar una prueba genética que, cuando se combina con la estadificación y clasificación convencionales, pueda proporcionar un pronóstico más preciso para cada paciente, permitiendo decisiones de tratamiento personalizadas.

La IA la utilizaron para estudiar cambios en el ácido desoxirribonucleico (ADN) de muestras de cáncer de próstata (mediante secuenciación del genoma completo) de un total de 159 pacientes.

Así, lograron identificar dos grupos distintos de este cáncer. Estos dos grupos se confirmaron mediante el uso de otros dos enfoques matemáticos aplicados a diferentes aspectos de los datos. Este hallazgo se validó en otros conjuntos de datos independientes de Canadá y Australia, como se explica en el estudio.

Dos subtipos de cáncer de próstata

Los investigadores continuaron integrando toda la información para generar un árbol evolutivo que demuestra cómo se desarrollan los dos subtipos de cáncer de próstata, convergiendo en última instancia en dos tipos distintos de enfermedades denominados evotipos.

El profesor David Wedge, del Centro de Investigación del Cáncer de Manchester, que dirigió el estudio, hace hincapié en que “esta comprensión es lo que nos permite distinguir los tipos de enfermedades. Esto no se había hecho antes porque es más complicado que HER2+ en el cáncer de mama, por ejemplo. Esta comprensión nos permite clasificar los tumores en función de su trayectoria evolutiva en lugar de únicamente en mutaciones genéticas individuales o patrones de expresión”.

Por su parte, el profesor Colin Cooper, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, destaca que “hasta ahora pensábamos que el cáncer de próstata era sólo un tipo de enfermedad. Pero sólo ahora, con los avances en la inteligencia artificial, hemos podido demostrar que en realidad hay dos subtipos diferentes en juego. Esperamos que los hallazgos no sólo salven vidas mediante un mejor diagnóstico y tratamientos personalizados en el futuro, sino que también puedan ayudar a los investigadores que trabajan en otros campos del cáncer a comprender mejor otros carcinomas«.

En este orden de cosas, la doctora Naomi Elster, directora de investigación de Prostate Cancer Research, opina que “simplemente no sabemos lo suficiente sobre lo que significa un diagnóstico de cáncer de próstata en la actualidad; hay muchos hombres que padecen una enfermedad que es o puede llegar a ser agresiva y que es capaz de tratar. Es fundamental combatir con mayor eficacia la enfermedad agresiva. Pero en la otra cara de la moneda están demasiados hombres, que viven con efectos secundarios del tratamiento del cáncer que tal vez nunca hubieran necesitado”.

Ciencia en equipo

Por su parte, Ros Eeles, profesor de Oncogenética en el Instituto de Investigación del Cáncer de Londres y consultor honorario en Oncología Clínica y Genética del Cáncer en The Royal Marsden NHS Foundation Trust, puntualiza que “este estudio ha utilizado el enorme conjunto de datos genómicos del Pan Prostate Cancer Group. Es de esperar que estos resultados conduzcan a mejores tratamientos para los pacientes, lo que demuestra la importancia del intercambio de datos y la ciencia en equipo”.

Este estudio, como se dice líneas arriba, forma parte del Proyecto Prostate UK del Consorcio Internacional del Genoma del Cáncer, financiado por Cancer Research UK y Prostate Cancer Research, Bob Champion Cancer Trust y la Fundación Li Ka Shing.

Otros colaboradores en el Reino Unido incluyen a la Universidad de Cambridge, Centros de Investigación Biomédica NIHR en Manchester y Oxford, Instituto Earlham, los Institutos Wellcome Trust Sanger y Francis Crick de Londres y la Universidad Queen Mary de Londres.

Entre los colaboradores internacionales figuran la Universidad de Melbourne (Australia), la Universidad de Toronto (Canadá) y la Universidad de Tampere (Finlandia).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here